Salud mental comunitaria y lo que puedes hacer para participar

La salud mental comunitaria se define por una mezcla de acciones que tienen el fin de mejorar las condiciones mentales en una esfera social, abordando de manera integral los problemas de salud y sus factores determinantes.

Tomar iniciativa y participar en construir una comunidad consciente sobre la salud mental es importante porque tod@s somos responsables de cuidarnos y apoyarnos. Puede que no siempre vivamos y formemos parte de una cultura donde las instituciones encargadas de la salud, tanto física como mental, existan; o donde no toda la población se beneficie de ellas. Es por esto que, nosotros debemos crear esas condiciones y no esperar a que sucedan. 

Salud mental

La salud mental se refiere al bienestar emocional, psicológico y social de las personas. Esta tiene efectos en cada aspecto de nuestra vida, ya sea en: cómo pensamos, cómo sentimos y cómo nos comportamos. Aunque también afecta la manera en que manejamos el estrés, las decisiones que tomamos y cómo nos relacionamos con los demás.

El bienestar emocional es la habilidad de ser conscientes de nuestros sentimientos, asimilarlos y aceptarlos. Significa tener una visión optimista para afrontar los desafíos y adaptarnos a ellos. El estar emocionalmente sano no significa necesariamente estar contento todo el tiempo, sino ser consciente y capaz de ser flexible para pasar a un estado mejor.

Factores de seguridad y factores de riesgo

Hay un número de factores que juegan un gran papel en determinar el estado y salud mental de las personas o grupos e incluso que pueden prevenir algunas enfermedades mentales y trastornos. Estos factores se dividen en dos grupos: de seguridad y de riesgo, y cada uno se divide en tres categorías:

Factores de riesgo
PersonalSocialSocioeconómico
Ejemplos:
Genética y condiciones/cuidados perinatales
Problemas de salud de origen orgánico
Experiencias de vida traumáticas
Ejemplos:
Falta de una red de apoyo (familia, escuela, vecindario, trabajo)
Aislamiento (debido a la migración, discriminación, etc.)
Ejemplos: 
Pobreza y desigualdad
Desempleo
Geografía (dónde naciste/vives y la situación actual de tu vivienda)
Nivel educativo
Factores de seguridad
PersonalSocialSocioeconómico
Ejemplos:
Asertividad emocional
Resiliencia
Agencia y autonomía
Ejemplos:
Red de apoyo suficiente y estable
Dinámicas saludables con el otro (trabajo, familia, pareja, etc.)
Ejemplos:
Acceso a servicios de salud, vivienda, comida de calidad, áreas verdes, entre otros.
Oportunidades de trabajo

Identificar ambos conjuntos de factores es un buen inicio para la evaluación y prevención de la salud mental comunitaria.

Luego de haber aprendido sobre estos factores, es probable que ya te hayas dado cuenta de que la mayoría de los factores de riesgo pueden abordarse e incluso prevenirse si una comunidad está preparada para llevar a cabo pequeñas acciones que puedan tener un papel más importante a largo plazo.

¡Participa!

Estas son algunas ideas de acciones concretas que puedes promover o sugerir en tu comunidad, ya sea en tu escuela o universidad, en tu vecindario, con tus amigos, en clubes o grupos a los que pertenezcas, etc. Incluso puedes promover estas acciones iniciándolas tú mismo o tú misma y transmitiéndoselas a otros para que las repliquen en sus propios espacios. Recuerda que, ser parte del cambio que quieres ver es muy importante. 

  • Practica el mostrar afecto, tener una comunicación asertiva en todo momento, hacer ejercicios de respiración a lo largo del día, meditar y otras actividades espirituales gratificantes. Si está dentro de tus posibilidades, obtén asesoramiento y/o psicoterapia.
  • Crea clubes o grupos para actividades recreativas como artes y manualidades (música, pintura, baile, club de cine, etc.), jardinería (podrías aprender sobre cultivos sustentables y cómo plantarlos o simplemente aprender jardinería para embellecer tu entorno o la ciudad en la que vives) y eventos culturales con temas que podrían interesarle a la comunidad.
  • Crea grupos para hacer ejercicio; las opciones son infinitas: puedes salir a caminar o andar en bicicleta con otras personas, organizar una clase de yoga, pilates, etc.
  • Sé atento de aquellos en tu comunidad que puedan necesitar ayuda adicional con sus actividades diarias y ofrécete como voluntario para que todos puedan turnarse a la hora de ayudar y contribuir. Podrían ser personas de la tercera edad o personas con necesidades especiales, así como personas que viven en desventaja física, mental o social.
  • Promueve la concientización sobre la importancia de tener un entorno saludable. Un ejemplo de algo que afecta negativamente nuestro entorno y salud tanto física como mental es el ruido, pues es uno de los factores de estrés más comunes. Hace que nos desconcentremos, interfiere con nuestro horario de sueño, nos vuelve irritables y constantemente nerviosos. Ten en consideración a los demás cuando reproduzcas música a un volumen alto, al tocar el claxon excesivamente, al gritar y hablar en voz alta durante un largo período de tiempo, etc. ¡Piénsalo dos veces y piensa en los demás!
  • Forma grupos de apoyo donde puedan practicar la asertividad y aceptación. No es necesario que esté presente un profesional, es más que suficiente con ser un oyente activo. Evita juzgar y enfócate en tener empatía con los demás.

Estas son algunas ideas que puedes empezar a implementar ahora y que no requieren más que un poco de esfuerzo y organización. Si estas actividades y/o grupos ya existen en tu comunidad, puedes darlo a conocer y comenzar a incorporarlos con más regularidad. 

Recuerda que tienes agencia y eres capaz de transformar tu entorno poco a poco, ¡paso a paso!



Deja un comentario

Tienes que ingresar a tu cuenta para poder publicar el comentario

Encuentra los planes que mejor se ajusten a tus necesidades de cobertura

Reciba actualizaciones por correo electrónico:

Comentarios recientes