An Envisage International Website | Contacto

Contáctanos

Gratuito: (877) 758-4391
Directo: +1 (904) 758-4391

No tengo seguro, pero tengo cuentas médicas que pagar

necesito ayuda con mis cuentas médicasEres joven. Estás sano. No tienes seguro. Pero de la nada te surge una emergencia médica, pasas algún tiempo en el hospital y ahora te ves obligado a pagar cuentas médicas astronómicas.

¿Y ahora qué?

Primero lo primero: no te desanimes. Sería fácil esconder tus cuentas médicas en un cajón, o ponerlas en el fondo de un estante para recoger el polvo, pero la realidad es que estas facturas no desaparecerán. Y lo más importante, es mucho más probable que recibas ayuda financiera si trabajas con el proveedor antes de que la factura se envíe a una agencia de cobranza.

Afortunadamente, hay muchos pasos que puedes seguir para mejorar tu situación y potencialmente incluso reducir tus facturas pendientes.

Paso uno: Escribe una “Carta de apuros financieros” a tu proveedor

Es importante tener en cuenta que los hospitales son muy conscientes de que pagar cuentas médicas sin seguro puede ser extremadamente difícil, por lo general te ayudarán a encontrar una manera razonable para pagar tu deuda, e incluso pueden ayudarte a reducir la cantidad total que debes Por supuesto, todo esto no puede suceder si no lo solicitas. Este es el momento en que una carta de apuros financieros puede ayudar a salvar el día.

Si realmente no tienes medios para pagar las facturas médicas que debes ahora, lo mejor para ti sería escribir una carta al proveedor dándole a conocer tu situación y tu incapacidad de pagar. Asegúrate de incluir el hecho de que eres un estudiante internacional, que no estás familiarizado con el sistema de atención médica de los Estados Unidos y cualquier información adicional que podría ayudarte.

Dependiendo de la cantidad adeudada y de tu situación personal, un proveedor puede anular una buena parte, servicios específicos, o incluso toda tu factura. Si no recibes una respuesta a tu carta dentro de algunas semanas, asegúrate de darle seguimiento con una llamada telefónica para ratificar tu situación. ¡Por supuesto que esto no es una garantía, pero vale la pena intentarlo!

Consejo: Es importante tener en cuenta que los hospitales siguen siendo negocios y quieren que se les pague por sus servicios, aunque no sea la cantidad total que se debe.

Paso 2: Asegúrate de que tus cuentas sean correctas

Este paso puede tomar mucho tiempo, pero vale cada segundo. Es muy importante revisar tus facturas si pasaste un largo período de tiempo en el hospital o si tuviste un procedimiento complicado, ya que podría ser posible que una parte de la factura que recibiste no esté bien. Los errores más frecuentes tienden a ser que te cobren servicios por servicios o medicamentos que realmente no recibiste. También toma en cuenta el tiempo que permaneciste en el hospital. A veces, aunque hayas salido por la mañana podrían haberte cobrado por un día completo, añadiendo miles de dólares a tu factura.

Consejo: De acuerdo con Medical Billing Advocates of America, 8 de cada 10 facturas de hospital tienen errores.

Paso tres: Prepárate para negociar

Es importante tener en cuenta que el Sistema de Salud de los Estados Unidos está diseñado para que las personas tengan un seguro médico. Sin seguro, pagarás una cantidad substancial mayor por el tratamiento médico que recibes, comparado con alguien que sí tiene seguro y recibe descuentos en la red. Si una carta de apuros financieros al proveedor no reduce lo suficientemente tu cuenta, o no lo hace en lo absoluto, el siguiente paso es intentar negociar.

Como se mencionó anteriormente, los proveedores quieren que les pagues, incluso si no reciben todo lo que te han cobrado, así que es posible que tengas la oportunidad de negociar al menos una porción pequeña de la cantidad que les debes. Para que sea así, es importante que te prepares con información que ayude a tu causa. Revisa los hospitales cercanos para comparar cuánto te hubieran cobrado por el procedimiento que obtuviste. Si el proveedor que visitaste está cobrando mucho más, este podría ser un buen punto de negociación.

Consejo: Puedes obtener información de cuánto cobran los proveedores por tratamientos en una variedad de páginas de Internet, que incluye Clear Health Cost y Healthcare Blue Book

Paso cuatro: Establece un plan de pago

Independientemente de si fuiste capaz de negociar un total más bajo o no, los proveedores saben que es más probable que se pague una enorme cuenta médica si está desglosada en pagos pequeños y manejables, así que llama al proveedor y pregúntale si pueden establecer un plan de pago sin intereses interés. Es importante que hables con la persona adecuada y que les des a conocer tu situación, y que estás tratando de pagar tu deuda, pero que te faltan los ingresos para hacerlo de inmediato.

Consejo: Ten en cuenta que alguien que entiende por lo que estás pasando no puede ayudarte, asegúrate de hablar directamente con alguien que tenga puesto más arriba en el departamento de facturación para obtener la mayor asistencia posible.

En conclusión, las emergencias médicas nunca se planean, pero siempre son costosas. Por suerte, hay innumerables recursos disponibles para ayudarte a negociar e incluso reducir tu cuenta, así como establecer planes de pago. No dejes que tus cuentas te abrumen. No importa qué tan oscura parezca la situación, puedes salir de ella.


Publicado por Alejandra Ramirez

Alejandra se unió al equipo en 2016. Originaria de México, vino a ISI motivada por su interés en los servicios para estudiantes internacionales. Su formación incluye la enseñanza de Inglés como segundo idioma, diseño gráfico publicitario y para la educación, fotografía y servicios de traducción. Actualmente vive en la Ciudad de México donde nos ayuda con el enfoque del mercado de habla hispana.

Deja un comentario

Tienes que ingresar a tu cuenta para poder publicar el comentario

Encuentra los planes que mejor se ajusten a tus necesidades de cobertura